Páginas vistas en total

domingo, 9 de febrero de 2014

Cuando Uno Se Pierde Entre La Inmensidad De La Palabra

No hay punto exacto, no hay pista, no hay solución.
Que decir acerca de lo que se escode entre la mirada fugaz. Como humo se desvanece el secreto dentro de una milésima de segundo. Por donde quiera que fuese, uno se pierde entre el espectro de la luz y la atención descuidada. Arrojado al azar esta salvación, arrojada al mar para su rescate y después de horas reflexionando, la ilusión desaparece y se desvanece. Puede que el rígido aspecto que tenga la voluntad rubrique los pensamientos ensimismados, pero acabamos cediendo a creer que sí es posible, y la esperanza reaparece como si fuera el Sol en alza.
Para que rogar, si el significado de un beso ya perdió sentido, que pedir si no hay nada que dar, y que dar si no hay nada que agradecer.
Acumulamos valor, como si de respirar se tratase, y nos arrojamos al vacío, esperando caer en la desolación o la salvación. Veinte segundos que pasan como eternidades bordadas de presión y todo lo demás fluye como el río joven: turbulento pero seguro de cada paso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario