Páginas vistas en total

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Preso de tu olvido

No queda ya suspiro que valga.
Ni fiero aliento que me avive la piel.
Si se ha muerto un sentimiento
nada queda ya a los pies.

Si no vale la pena zarpar,
menos aún lo haré solitario.
Aún dejamos todas las cenizas
y el mar no guía el faro.

La memoria se quedó sin citas,
la presencia se extinguió
con los primeros llantos
de la mañana en el rocío

No mereces estar grabada en mi llanto,
aunque seas el sueño mas soñado,
los sueños siguen siendo añoranza perdida
en mis rezos profanos.

No te das cuenta del palpitar
que emana de mi urgencia.
Tu eres la última
en saber que eres la potencia

que mueve mi respirar.
No sabrás nunca de mi partida
hacia las tierras congeladas
hacia la distancia derruida.

Después de vanas promesas,
me harás preso de tu olvido
y volveré a ser
al que a la mirada es desconocido.

Las palabras distantes
no vencerán a la presencia
no cesarán ante la súplica
no volverá a ser reales.

El secreto que esconden
estos perecederos versos
están mas cerca, de lo que
mi corazón en verdad desea.

No está tan oculto
el singular misterio
que entraña tu mirada
ni tu altiva presencia

No hay motivo para amar
lo que realmente un sueño
hizo realidad, pues
los sueños siguen siendo
mi añoranza perdida.

Te perdiste cuando el amor
floreció en la llama.
Me perdí, por que el fuego
del tiempo consumirá a la amada
y ni me sepultaras en el recuerdo.


2 comentarios: