Páginas vistas en total

miércoles, 19 de marzo de 2014

Hablando Solo

Solo, hablándole a una pared que me hace sentir como un simple trapo. Tan esclavo y manipulado, tan supeditado a la indiferencia. Atado a una paciencia, me siento tan impaciente por idealizar. Cada signo incierto parece tan real, que la ilusión perversa, actúa torturando las fibras de mi cuerpo. A cada palabra le sigue un silencio tan mecánico, parecemos autómatas que recitan el verso etéreo. Somos el mas allá de la pantalla y yo soy el que espera la palabra forzada, sin sentimiento, sin ganas...
Aburrido de esperar la respuesta y cansado de ser el impaciente por responder. La sonrisa es lo que me mantiene con vida, las palabras vacías son las que permiten que mi corazón siga latiendo, lo que estremece mis entrañas en pequeños calambres. Me siento tan invisible que quiero parecer un gigante para que me veas. Aun queda luz para poder agarrarme a la sombra. La incertidumbre, la duda, el miedo destronan mi voluntad y solo quiero dormirme y empezar a soñar. ¿Cuanto hay que esperar para poder mendigar intenciones, cuando será el desinterés el patrón de la mirada? ¿Cuando llegará la oportunidad?
Los actos solo me hacen sentir mas malo y oscuro, con una sonrisa por escudo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario